Sunday, October 17, 2010

La inmigración, el eterno chivo expiatorio

Otra vez, el eterno "problema" de la inmigración. Esta vez le ha tocado el turno a la canciller alemana Angela Merkel, según su razonamiento (por lo visto exhaustivo y meditado) "el modelo de sociedad multicultural ha fracasado", "los inmigrantes que no sepan alemán no serán bienvenidos", que los casi 4 millones de musulmanes que viven en esas tierras, que no se integran.

Vayamos por partes.

Primero, su opinión no es nueva, ni original. Ya esgrimió lo mismo Sarkozy cuando aún era ministro de Interior y ahora lo está aplicando siendo Presidente de la República fracesa con deportaciones masivas de miles de gitanos por el mero hecho de ser eso, gitanos. (que por cierto, gitanos rumanos en su mayoría, es decir, europeos con iguales derechos que él, francés de ascendencia húngara).

Segundo. Me pregunto yo cuál serán las razones que llevan a estos señores a acordarse de los inmigrantes sólo las cosas pintan mal (en la economía, en las encuestas, etc). Nadie se ha acordado de los inmigrantes durante estas últimas tres décadas de crecimiento ininterrumpido. Gracias a su trabajo ayudaron al crecimiento de la economía de los países europeos. Trabajando en aquellas labores que más esfuerzo requieren o las más detestadas por los ciudadanos europeos de pro. Eso sí, mientras hacían eso, nadie se preocupaba de dónde vivían, si sus hijos podían ir a la escuela, si se respetaba su identidad, si los hogares que se les alquilaba respetaban un mínimo su dignidad. No eso en aquella época de bonanza no importaba. Eran simples hormiguitas que ayudan a construir sus países.

Ahora que ya no estamos en esa etapa, ahora cuando los "verdaderos" y "originales" ciudadanos europeos ven peligrar su trabajo o ya no les detesta tanto limpiar las escaleras o recoger las hortalizas del campo, no les interesa hacer memoria y saber cómo han llegado hasta ahí aquellos inmigrantes. Tampoco apetece discutir estos temas como personas civilizadas y buscar soluciones conjuntamente. Aquí es más rentable buscar un chivo expiatorio, que se convierta a toda una población, con sus derechos y sensibilidades, en meros juguetes partidistas y populistas. Aquí se le echa la culpa a los inmigrantes, y concretamente a los musulmanes, de todos los males que nos acechan. La crisis global en la que estamos inmersos, no es culpa de los mercados financieros, del endeudamiento exagerado de las familias y del vaciamiento de los poderes del Estado, No...aquí la culpa lo tienen los inmigrantes, que dejaron atrás sus países, sus familias, su vida en definitiva, para poder progresar, desarrollarse como individuos y ayudar a sus seres queridos. Una decisión así ya es dificil de por sí, pero lo es más la situación en la que viven hoy en día. Además de ser los más perjudicados por la crisis, ya que una gran parte de los parados son inmigrantes, ven como todos los países, los llamados democráticos y defensores de los derechos humanos, les acusan de aprovecharse de sus servicios sociales, de colapsar los hospitales, las escuelas y hasta de tener unas creencias diferentes a las establecidas.

Es un tema recurrente, siempre que se acercan elecciones sale a la palestra para arrancar unos votos renunciando a la cordura y dándo pábulo a posiciones extremas y fascistas que se creían olvidadas en esta Europa sin fronteras. Pero nos equivocamos aquellos que pensabamos que los líderes de esta generación, de este siglo XXI iban a aprender de la historia y no iban a cometer los mismos errores que sus antepasados. Pero como dice el refrán el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra. Sólo espero que nosotros, la sociedad, seamos capaces de entender cuál es la situación y cómo son las falacias que nos cuentan estos dirigentes.

Si queremos ayudar a que los inmigrantes se integren o a reducir el número de inmigrantes que cada dia se la juegan para alcanzar el ansiado "El Dorado" europeo, creo que se debe seguir otra estrategía. No una xenófoba y populista como hacen Cameron, Sarkozy, Merkel y muchos más ...

4 comments:

Tomás said...

En una crisis como la actual los más perjudicados son siempre los más débiles, que en este caso son en su mayoría la población inmigrante que llegaron aquí a hacer los trabajos que los españoles no querían hacer.
Me gusta tu artículo y estoy de acuerdo contigo en muchas cosas, pero quizás no estaría de más añadir que en España, por ejemplo, hay más de un millón de familias en las que no entra ningún sueldo y que la mayoría de la población inmigrante aquí es iberoamericana y por lo tanto cristiana y no musulmana.
Y para terminar, ¿qué hacemos con la gente que vino aquí buscando trabajo y no lo encontró, o que encontró trabajo y lo han perdido por culpa de la crisis, cuando ahora mismo en este país hay 4.500.000 personas en el paro y la cosa no tiene pinta de mejorar pronto?

El 3azzi said...

Ese es el tema que se tendría que plantear. Qué se hace con la gente que ha perdido su trabajo y no tiene ya el sustento que vino a buscar.
Pero yo creo que aquí no valen las soluciones simplistas como dió el actual gobierno hace unos meses, como la de que los inmigrantes que quieran que vuelvan a sus países que el Estado les ayudará a que eso sea posible. Pero no es una cuestión tan sencilla, los inmigrantes que residen aqui desde hace unos años, tienen ya familia aqui, hijos que estudian en los colegios, cónyuges que si trabajan.. o por otro lado, hay algunos que incluso se embarcaron en la aventura de hipotecarse para conseguir una casa digna donde vivir, por lo que para resolver la ecuación participan muchas ecuaciones que hay que considerar.
Pero de lo que sí estoy convencido es que con un mensaje populista no se llega a ningún sitio.

Además, quien en su sano juicio piensa que alguien que ha llegado hasta Europa para progresar quiere volver a un país del que se fue por que no tenía expectativas de mejora. Añadiendose la componente emocional de ver fracasados tus objetivos vitales.

Por último y a modo de conclusión, lo que sí debería hacer el gobierno es aprovechar esta crisis para modificar el modelo de crecimiento, basarse más en la educación y menos en el ladrillo. Así no se volvería a vivir una situación tan grave como vivimos.

Se me olvidaba...aunque la inmigración en general esta mal vista en Europa, he puntualizado la musulmana porque es la que más dañina ven estos políticos...ya que según ellos cualquier cosa que venga del Oriente es contranatura :S

César Alberto said...

Estoy de acuerdo contigo en muchas cosas pero das a entender entre líneas que a todos los inmigrantes hay que recibirlos con los brazos abiertos y sin condiciones y eso es simplemente irrealista. Por más populista que sean los políticos, su mensaje xenófobo cuela porque a la gente le molesta todo aquel que no sólo viene de lejos sino que viene a tratar de imponer su cultura al país anfitrión. Cuando uno viene de otro país, como es mi caso, uno puede conservar su propia cultura pero es una falta de respeto tratar de imponérsela a los demás. Es bastante chocante cuando, por ejemplo, los chinos vienen a vivir a España y ni siquiera se molestan en aprender castellano. O cuando ALGUNOS (lo pongo en mayúscula para recalcar que no son todos ni la mayoría) musulmanes continúan con sus costumbres machistas al venir a un país en el que todos tenemos los mismos derechos.

El 3azzi said...

En ningún momento doy a entender eso. Si quieres hacer una reducción simplista del tema estás en tu derecho. Yo en todo momento digo que la imigración es un fenómeno que se tiene que abordar, que los dirigentes de los países anfitriones y de origen de los inmigrantes tienen que tratar.

Pero es un poco iluso por tu parte pensar que los inmigrantes que vinen aqui no intentan adaptarse y ganarse la vida.

Aqui se trata de manera interesada el lema ese de "vienen aqui a imponer su cultura al país anfitrión". Que yo sepa no he oido ni leido a ningún colectivo inmigrante musulmán residente en España exigiendo a los musulmanes que se conviertan al Islam o que sigan sus constumbres. Sino más bien piden como tu mismo has señalado LOS MISMOS DERECHOS o es que una persona inmigrante o sus hijos que son tan españoles o europeos como cualquiera no puede confesar otra religión ni tener otras costurmbres sino son las del país en las que reside?? Entonces en qué democracia estamos, que Derechos Humanos son esos con los que se les llena la boca a todos esos populistas??

Y reitero...que se quiera meter a una sociedad de musulmanes de más de mil millones de integrantes en el mismo saco, me parece vergonzante. Porque demuestra que no se sabe de lo que se habla y que sólo busca la persecución y humillación de unos.

Y que se saquen de la manga ahora los conservadores lo del contrato de convivencia es para morirse de la risa. Acaso le hacen pasar un examen de españolidad o de buenas maneras a los españoles cuando se sacan el DNI? Por qué a un imnigrante que esta viviendo aqui, que esta pagando sus impuestos, que esta ayudando a que los jubilados se puedan costear los viajes del Imserso tiene que pasar ese examen. Ridículo eso me parece.

Si se quiere controlar la inmigración, que se empiece por garantizar sus derechos laborales y que no abusen de ellos empresarios sin excrupulos. Empezando por ahí y sacando a la luz toda la economía sumergida se quitarían de encima muchos problemas. Pero eso a los políticos no les intersa.